Que la medida del Gobierno de subir el IVA ha sido y sigue siendo motivo de controversia, en vox populi, y por supuesto también en el mundo de la restauración. Fuera de quejas u opiniones sobre la conveniencia y efectividad positiva o negativa que tendrá en nuestra economía, la decisión ha abierto interesantes debates en todos los sectores, y en el nuestro ha generado una interesante propuesta: aumentar los impuestos sobre los productos ricos en azúcares y grasas saturadas, y reducir lo que se aplican sobre alimentos saludables. En Lunch&Dinner nos hacemos eco de esta interesante opción por sus efectos positivos que podría tener en nuestra alimentación y salud.

 

PROPUESTA PARA AUMENTAR LOS IMPUESTOS SOBRE PRODUCTOS RICOS EN AZUCARES Y GRASAS SATURADAS, Y REDUCIR LOS QUE SE APLICAN SOBRE ALIMENTOS SALUDABLES

La Junta Directiva de la Asociación “5 al día” y su Comité Científico, teniendo en cuenta las experiencias de otros países en los que ya se han tomado estas medidas y donde los resultados están siendo más que satisfactorios, manifiesta que las autoridades deben considerar los gravámenes para productos ricos en grasas saturadas, azúcar añadido y sal, favoreciendo a cambio los alimentos saludables.

Esta Asociación propone a los organismos competentes, centrar su atención en los impuestos sobre determinados alimentos puesto que su importancia en el precio de venta es un factor de influencia determinante en la decisión de compra del consumidor final.

Concretamente la Asociación propone gravar con mayores impuestos los productos ricos en grasas saturadas, azúcar añadido y sal considerando que podría ser beneficioso para mejorar la salud de los consumidores; esta medida iría unida a la desgravación de productos mas saludables. Comer sano debería ser más fácil y más económico, al contrario de lo que actualmente ocurre.

Otros países como Francia, Hungría, Dinamarca, y EEUU están legislando en este sentido y Alemania está estudiando tomar pedidas al respecto, como aplicar un impuesto sobre las grasas saturadas.

Siguiendo esta tendencia expertos de la Universidad de Oxford, en un articulo publicado en el British Nacional Journal, proponen que los productos menos saludables sean gravados con un impuesto del 20% pues según afirman es el mínimo porcentaje para que esta medida incida directamente en el consumo y por tanto en la salud de la población.

Cada año fallecen al menos 2,8millones de personas adultas como consecuencia del exceso de peso.  Por otra parte, la OMS advierte que una escasa ingesta de frutas y hortalizas ocasiona el 19% de los casos de cáncer gastrointestinales y el 31% de los casos de cardiopatías isquémicas.

En la población adulta española, uno de cada dos presenta un peso superior al recomendable.

Parafraseando a Hipócrates: somos lo que comemos…

Lunch and Dinner te ofrece: cocina tradicional, ingredientes de primera calidad, trazabilidad total de cada materia prima, sabores de siempre en un formato de hoy. Cuidate con L&D.