¿De qué depende que un alimento tenga más o menos calorías? Esta es la gran pregunta. Dietas especiales, programas nutricionales, perder peso específico o ganar kilos. Consumir y quemar calorías según nuestra actividad de forma equilibrada es el rompecabezas de todo el que se quiere cuidar. Y en Lunch&Dinner lo sabemos. Por eso siempre cuidamos el proceso de cocinado de los productos, los ingredientes… con un nutricionista especializado.

Hoy hablamos del asunto hoy, para que tú sepas un poco más y puedas así elegir mejor.

Como sabemos, salvo el agua, todos los alimentos aportan un cierto número de calorías al ser consumidos, unos más y otros menos. Los alimentos con un mayor aporte de calorías, tendrán una mayor capacidad de hacer engordar a cualquiera que se los coma en comparación con la ingesta de las mismas cantidades de otro alimento con menor aporte de calorías. Hasta aquí fácil ¿verdad? Pero ¿porqué tienen más o menos calorías?

El hecho de que cualquier alimento contenga calorías se debe a su diferente composición en lo que se denominan los principios inmediatos: hidratos de carbono, proteínas y grasas. Asi, y a excepciópn del agua, todos los alimentos, contienen una determinada proporción de principios inmediatos.

Cada uno de estos tres principios inmediatos, también denominados macro nutrientes (así llamados porque su presencia en los alimentos se cuantifica, normalmente en unidades de gramo) aporta distinta cantidad de calorías. Las proteínas y los hidratos de carbono aportan una cantidad de energía muy parecida (por generalizar, unas 4kcal. por cada gramo de cualquiera de ellos), mientras que las grasas proporcionan una cantidad muy superior (más del doble, unas 9kcal por cada gramo). Así en los 100gr de alimento que consideremos (la normativa obliga a utilizar siempre la cantidad de 100 gramos en el etiquetado con información nutricional) es importante tener en cuenta que en muchos de ellos, el agua es también un componente mayoritario que comparte protagonismo en el peso junto a los principios inmediatos señalados.

Con estos datos es posible comprobar en cierta medida si la información que los distintos fabricantes de alimentos incluyen en relación a las calorías es mas o menos correcta. Para ello es preciso saber, mirando la información nutricional, los gramos de los distintos principios inmediatos presentes en 100gr. Para calcular el valor energético de, por ejemplo, un yogur, tenemos que saber que en 100gr de yogur natural normal, hay de forma aproximada:

86g. de agua

 3.7g de proteínas

 3.3g de grasas

 4.7g de hidratos de carbono.

Multiplicando las Kcal que aporta cada gramos de los distintos principios activos inmediatos se puede llegar a calcular orientativamente cuantas calorías aportan 100gr de este yogur, que son tantas como 63.3Kcal.  Y con una simple regla de tres sabremos cual es el aporte energético de un yogur estándar de 125gr (que es la cantidad habitual en la que se comercializan estos productos); en este caso teórico, el resultado sería, unas 79kcal por unidad.

Esta comprobación no está exenta de fallos, ya que se hace en base a la información aportada por el fabricante. Otra alternativa sería recurrir a las tablas de composición de alimentos (por ejemplo, la Base Española de Datos de Composición de Alimentos BEDCA), pero ¿cuánto se parece el yogur de la base de datos a aquel que tengo en la mano a punto de comerme? Ahora podrás saberlo si quieres.

LunchandDinner es en este apartado también, muy riguroso, y te indica minuciosamente, en todos y cada uno de sus productos, lo que necesitas saber de la composición nutricional de sus productos, así como de las calorías que contienen. Queremos cuidar de ti, de tu salud, y de tu alimentación.