La segunda de las «Siete claves para saber comer» del Código de la Comida Sana, es la recomendación de afición a los carbohidratos lentos.

Comenzamos hoy analizándola y después, como cada semana, te propondremos otra dieta de adelgazamiento, esta vez la dieta de la pasta, con la que podrás perder entre 5 y 6 kilos al mes de forma fácil y escalonada con una gran ventaja: después será más difícil volver a ganar el peso perdido. Para las próximas semanas, os proponemos que nos contéis qué necesidades tenéis o qué tipo de alimentos os gustaría consumir para encajarlos en una dieta, y desde aquí nos comprometemos a publicar aquellas que encajen más con vuestras peticiones. Podéis hacerlo a través de correo electrónico: info@lunchanddinner.es.

freunde

 

Entraos ya en materia hablando de los carbohidratos. Atentos porque esta clave es una de las más importantes.

AFICIÓNATE A LOS CARBOHIDRATOS LENTOS

El organismo humano es goloso por naturaleza, y tiene una gran atracción sobre los alimentos que llevan hidratos de carbono (azúcares) de rápida absorción para convertirlos casi de forma inmediata en kilos, una vez que ha satisfecho su ración diaria para cubrir sus necesidades metabólicas. La mejor manera de cortar esa tendencia propia del organismo es suministrarle alimentos ricos en carbohidratos, pero de absorción lenta: cereales, legumbres, verduras, patatas… que la naturaleza fabrica prácticamente sin grasa. Ellos son nuestros mejores aliados.

carbohidratos lentos

Es un combate complicado, ya que desde los años 60 la sociedad de consumo ha ido disminuyendo estos buenos productos, ganando presencia en nuestra dieta tipos nuevos de panes y bollos amasados con gran cantidad de grasas saturadas. Los dulces y la bollería pueden hacerte perder cualquier esfuerzo en una alimentación sana, así que no te dejes llevar por las múltiples publicidades del mercado sobre lo dulce y lo refinado, y ten cuidado en no aficionar a los niños… engordar atracándose de harinas refinadas y productos azucarados es dañino para la salud.

Para que sepas distinguir en tu dieta diaria, te definimos más «científicamente» qué son los hidratos de carbono o glúcidos:

Los hidratos de carbono son la fuente de energía más rápida y rentable del organismo. La célula los utiliza como combustibles y extrae de ellos la energía. Cada gramo de glúcidos que ingerimos nos aporta 4,3 Kcal. Se clasifican en carios grupos según la complejidad de su estructura química:

Monosacáridos: como la glucosa y la fructosa. El más importante es la glucosa, pues es el sustrato de un pimortante grupo de reacciones metabólicas.

Disacáridos: como la sacarosa y la lactosa.

Tanto los monosacáridos como los disacáridos son de rápida absorción y proporcionan energía instantánea pero de corta duración. Los azúcares de cadena corta más saludables se encuentran en la miel y el azúcar de caña sin refinar.

frutas y hortalizasOligosacáridos: los contienen las frutas y las hortalizas, siendo macromoléculas formadas por 4 a 12 moléculas de glucosa. Las cadenas más largas de glucosa se llaman polisacáridos. Éstas son macromoléculas de cadena larga que requieren digestión y, por lo tanto, son los denominados de absorción más lenta. No son solubles en agua y carecen de sabor dulce. Existen multitud de polisacáridos entre los que destacan, con función de reserva, el almidón y el glucógeno, almacenándose éste último en músculos e hígado. Proporcionan energía de larga duración y se encuentran en los cereales integrales, las legumbres, la patata, la pasta y las verduras.

La celulosa y la quitina sólo poseen una función estructural y no son absorbibles. La pectina es fibra soluble y todas ellas mantienen el tubo digestivo limpio y facilitan los movimientos intestinales y una correcta nutrición. Puedes encontrarlos en verduras, legumbres, frutos secos y fruta.

LA DIETA DE LA PASTA

La pasta gusta, y gusta mucho a casi todo el mundo, no sólo a los italianos… Así que si eres una de esas personas que recurre frecuentemente a uno de estos platos, ahora podrás realizar una dieta basada en tus platos favoritos, sin tener que contar gramos ni calorías. ¡No pases hambre y pásate a la pasta!

Esta dieta se basa en la combinación de la pasta con otros alimentos, con un plan de adelgazamiento progresivo que te permitirá perder entre 5 y 6 kilos en un mes. Además, la reducción del peso es escalonada para que el organismo se adecue a ello. Así te costará más recuperar los quilos perdidos.

Pensar que la pasta engorda es equivocado puesto que, tal y como muchos médicos indican, lo que realmente engorda son las grasas que con frecuencia utilizamos como acompañamientopasta (mantequillas, cremas, quesos, carnes grasas, etc.). Consumida en su justa proporción, es un alimento muy saludable que aporta una gran cantidad de energía para seguir con nuestro día a día. Ten en cuenta que durante la realización de la dieta no debes tomar azúcar en las infusiones ni en los zumos. Y aunque no es necesario cumplir con cantidades exactas, debes procurar ceñirte a los alimentos indicados sin abusos. El plan que te indicamos está pensado para ser realizado durante 6 días a la semana, pudiendo en el séptimo tomar grasas o dulces siempre con moderación.

Sus principales propiedades y beneficios son: Al ser un alimento de asimilación lenta, la pasta produce una gran sensación de saciedad que te ayuda a seguir la dieta con menos esfuerzo. Por ser un alimento elaborado con trigo, posee muchas cualidades nutritivas. Contiene carbohidratos, fibra y vitaminas E y B que contribuyen a mantener joven el corazón, las venas y las arterias. Además se trata de una dieta bastante copleta en vitaminas y proteínas. Justamente por eso se puede seguir durante más de una semana proporcionando al organismo un mayor equilibrio en la pérdida de peso.

LUNES
Desayuno: Café o infusión una pieza de fruta.
Media mañana: Zumo natural de naranja sin añadirle azúcar.
Comida: Pollo a la plancha con verduras al vapor y un pedazo de queso fresco.
Cena: Pasta con verduras a la plancha.
MARTES
Desayuno: Una infusión con una tostada con mermelada sin azúcar y un yogurt desnatado.
Media mañana: Zumo de fruta sin azúcar.
Comida: Merluza al horno y verduras al vapor.
Cena: Pasta integral con calabacines.
MIÉRCOLES
Desayuno: Café o infusión y una manzana.
Media mañana: 
Un vaso de leche descremada.

Comida: Verduras al vapor un poco de queso de fresco.
JUEVES
Desayuno: Una tostada de mermelada de manzana sin azúcar con una infusión.
Media mañana: Zumo de pera sin azúcar.
Comida:
 Un bistec de ternera a la parrilla acompañado de judías verdes hervidas y dos pedacitos de queso descremado.

Cena: Pasta con guisantes y verdura a la parrilla.
VIERNES
Desayuno: Café o infusión y una pieza de fruta, la que se quiera.
Media mañana: Un vaso de leche desnatada.
Comida: Pescado a la plancha con verduras hervidas y un yogurt desnatado sin azúcar.
Cena: Sopa de pasta con legumbres y verduras al vapor.
SÁBADO
Desayuno:
 Dos tostadas con mermelada de melocotón o manzana sin azúcar.

Media mañana: Zumo de naranja o melocotón.
Comida: Conejo asado con verduras al vapor.
Cena: Pasta con pimientos rojos y verduras gratinadas con queso.
DOMINGO
Desayuno: Café o infusión y una manzana o naranja.
Media mañana: Zumo de fruta, la que se quiera.
Comida: Huevo duro con verduras y unas patatas a la parrilla.
Cena: Pizza de verduras y queso.
Meriendas diarias
Un zumo natural de la fruta que elijas. (sin azúcar)

La semana que viene hablaremos de las grasas y, por supuesto, una nueva dieta. Siempre, con Lunch&Dinner. ¡Hasta el jueves!