Hoy pasamos el ecuador de las siete claves que estamos analizando semana a semana, y tocamos dos a la vez. La cuarta clave, «en la variedad está el triunfo», y la quinta: protégete con vegetales. Son claves muy a tener en cuenta para cualquier alimentación saludable que, unidas a las anteriores, te harán sentir un verdadero cambio en tu vida si hasta entonces no cuidabas como debes tu salud. Y una nueva dieta, la dieta crudívera, consistente en vegetales y frutas sin conservantes, sin fermentar y sobre todo sin cocinar, consiguiendo de esta manera mantener las propiedades fisicoquímicas y nutricionales de los alimentos.

Vamos allá. Comenzamos con la 4ª y 5ª de las «Siete claves para saber comer» del Código de la Comida Sana. ¡Bon appetit»

freunde

EN LA VARIEDAD ESTÁ EL TRIUNFO

Porque no existe ningún alimento completo. Mejor dicho, sí, uno nada más, la excepcional leche materna… pero no nacimos para ser siempre bebés, aunque a más de un@ quisiera… Debido a nuestro inexorable y afortunado destino de ser adultos, la complejidad del organismo humano y la fertilidad de la madre tierra están programadas para necesitarse y entenderse. Es la confabulación de dos instintos: el de comer para vivir y el de producir para darnos el sustento.

piramide_alimentaria

A lo largo de siglos de vida en este planeta, el ser humano consiguió su extraordinario desarrollo introduciendo los más diversos grupos de alimentos. Debido precisamente a esta espectacularevolución, nuestra dieta es tan extraordinaria y especial. Múltiples y diversas son las buenas combinaciones nutritivas, como las razas y culturas, y todas enriquecen el saber mundial. Lo tristemente paradójico, a pesar de tanta sabiduría y experiencia acumuladas, es que a estas alturas gran parte de la humanidad aún esté pasando hambre y sufriendo la carencia de energía, de la tan necesaria proteína y de una sana alimentación.

Come de todo para que tu organismo no pase hambre de nada. Sólo variando cada día la comida que nos llevamos a la boca podremos tener la garantía de alimentarnos con salud. Esta clave es aún más completa y saludable si añadimos distintas faenas de cocinado: hervido, al natural, frito, a la plancha, al horno, al vapor, crudo y en líquido.

Es un buen indicio de comer sano tener predilección por los productos de temporada. Los frutos con carotenos (por ejemplo, los albaricoques, los melocotones…) nacen en primavera, cuando nuestro organismo necesita una protección adecuada para guarecerse del sol. Igual que cambia y se renueva el metabolismo de nuestro cuerpo, cada alimento tiene su estación.

PROTÉGETE CON VEGETALES

Existen muchísimos enemigos invisibles, infecciones, virus y bacterias, de los que sólo tenemos noticia cuando nos hincan el diente de alguna enfermedad, se lanzan a diario sobre la salud y el medio ambiente de nuestro organismo. Por muy banal que sea su acometida, pongamos por caso un catarro común, necesitamos defendernos.

9023038-forma-de-corazon-por-diversas-frutas-y-verdurasPero aún tenemos que sortear otras trampas… más agentes de enfermedad. Porque el mismo hecho de vivir significa oxidarse, ensuciarse y envejecer. Por vivir en un entorno, nuestro nicho ecológico, respiramos y nos containamos con hábitos propios y ajenos. Y porque la misma manipulación que hacemos de los alimentos pueden desencadenar sustancias nocivas.

Afortunadamente, tenemos en la naturaleza unos grandes aliados para defendernos y mantenernos sanos: los vegetales. Ellos mismos son y nos dan:

1. Defensas: elaboradas para sobrevivir durante siglos en este planeta. Son los grandes resistentes a todas las inclemencias, intemperies, ataques y catástrofes.

2. Abono de minerales: imprescindibles para la regeneración y mantenimiento de todo el edificio corporal.

3. Alimento ligero, depurador y nutritivo.

4. Suplemento vitamínico inigualado e inigualable, fabricado por la naturaleza, el mejor laboratorio del mundo.

Los vegetales son imprescindibles para acompañar los alimentos de contenido proteico animal. Te lo agradecerá sobre todo el aparato digestivo. La reposición permanente de muchas sustancias imprescindibles, como la vitamina C, que segundo a segundo se van gastando y destruyendo, sólo se consigue siendo constantes en la ingestión de vegetales. Sin ellos no podemos sobrevivir.

LA DIETA CRUDÍVERA

Como decíamos al inicio, la dieta crudívora consiste en seguir una alimentación compuesta de vegetales y frutas sin conservantes, sin fermentar y sobre todo sin cocinar, de esta manera, se mantienen las propiedades fisicoquímicas y nutricionales de los alimentos.

fruta1

Es una dieta natural que incluye alimentos de temporada exentos de productos tóxicos. Apetecible e higiénica, ayuda a bajar de peso y a desintoxicar el organismo. Es práctica, ahorra tiempoy trabajo, al no tener que pelar, cortar trocear, cocinar, sazonar ni fregar. A los seguidores de este régimen alimenticio se les denomina crudívoros o crudistas. Son personas que viven en armonía consigo mismas, con la naturaleza y su entorno. Creen firmemente que el organismo humano está perfectamente preparado para digerir y asimilar alimentos crudos.

Tiene diversos beneficios para la salud: se obtiene una piel más suave e hidratada, unos dientes más sanos y unas uñas más fuertes. Ayuda a mejorar las funciones intestinales evitando el estreñimiento. Reduce el trabajo del hígado y del estómago, y disminuye el riesgo de contraer enfermedades cardiovasculares.

Has de tener muy en cuenta que esta dieta puede provocar carencias en el embarazo, lactancia y crecimiento. Apenas aporta proteínas de alto valor biológico. Carece de muchas vitaminas esenciales para nuestro organismo y sales minerales. No es recomendada para personas con osteoporosis, déficit de vitaminas, con problemas de corazón y mujeres menopáusicas. Además, los primeros días puede provocar diarreas y flatulencias. Hay que controlar el nivel de fibra que se ingiere. Esta dieta está prohibida para niños y adolescentes.

DÍA 1
Desayuno:
  • 1 vaso de leche descremada y 1 manzana

A media mañana: 

  • 1 vaso de jugo de zanahoria, apio y remolacha

Comida:

  • 1 ensalada de lechuga, tomates, cebolla, hinojo y apio aliñada con aceite de oliva, zumo de limón, sal y pimienta
  • 1 plato de gazpacho
  • 1 fruta

Merienda:

  • 1 pera

Cena:

  • 1 ensalada de brotes de soja, alfalfa, zanahoria rallada, radicheta y cebolla aliñada con aceite de oliva, zumo de limón, sal y pimienta
  • 1 fruta

DÍA 2
Desayuno:

  • 1 vaso de leche descremada y 1 porción de melón o sandía

A media mañana:

  • 1 yogur descremado

Comida:

  • 1 ensalada de tomate y tofu aderezada con albahaca picada, aceite de oliva, sal y pimienta
  • 1 jugo de manzana y zanahoria
  • 1 fruta

Merienda:

  • 1 porción de uvas

Cena:

  • 1 ensalada de cebollas, naranja, tomates y almendras aliñada con aceite de oliva, jugo de limón, sal y pimienta
  • 1 fruta

DÍA 3
Desayuno:

  • 1 yogur descremado y 1 melocotón

A media mañana:

  • 1 jugo de remolacha, manzana y apio

Comida:

  • Buñuelos de trigo con puré de tomates, ajo, aceite de oliva y un chorrito de vinagre
  • 1 ensalada de frutas

Merienda:

  • 1 manzana

Cena:

  • 1 ensalada de hojas de espinaca, brotes de alfalfa, tomates y nueces aliñada con aceite de oliva, vinagre de manzana, sal y pimienta

DÍA 4
Desayuno:

  • 1 licuado de banana y leche
  • 2 melocotones

A media mañana:

  • 1 yogur descremado

Comida:

  • Budín de semillas
  • 1 jugo de manzana, melocotón y zanahoria
  • 1 fruta

Merienda:

  • 1 kiwi

Cena:

  • 1 ensalada de naranjas, repollo blanco cortado en tiras, pasas de uva y semillas de sésamo aliñada con aceite de oliva, jugo de limón, sal y pimienta
  • 1 fruta

DÍA 5
Desayuno:

  • 1 licuado de melocotón y leche
  • 1 manzana

A media mañana:

  • 1 ensalada de frutas

Comida:

  • 1 plato de sopa de crema de zanahorias
  • 1 ensalada de lechuga, tomates, cebollas, apio y manzana aliñada con aceite de oliva, jugo de limón, sal y pimienta
  • 1 fruta

Merienda:

  • 1 yogur descremado

Cena:

  • 1 ensalada de repollo colorado, zanahoria y manzana rallada, brotes de soja y alfalfa aderezada con aceite de oliva, jugo de limón y naranja, sal y pimienta
  • 1 fruta

 

La siguiente semana acabaremos con las claves del buen comer, tratando la fibra y el abono de energía y juventud. Y por supuesto, una nueva dieta. Gracias por confiar en Lunch&Dinner.