Nada, que no termina de llegar el verano… ¡Pero es cuestión de tiempo! Y hay que prepararse. Por eso hoy vamos a tratar dos temas. Por un lado, unos «truquitos» para perder kilos de cara al verano y, seguidamente, consejos que nos permitan abandonar el sedentarismo y no morir en el intento. En resumen, una «operación bikini» junto a un cambio de actitud que nos de más actividad y alegría. ¡Vivir mejor y sentirse mejor!

Puede que lo que te mueva a hacer ejercicio y perder peso sea lucir un cuerpo 10 este verano, pero si llevas una eternidad sentado frente a un ordenador y empiezas en junio es muy difícil que lo consigas. En el fondo lo sabes, así que también es muy fácil que abandones a la primera de cambio. Pero ¿Y si en lugar de pensar en el cuerpo perfecto nos planteamos dar lo mejor de nosotros mismos? Quizá para agosto todavía no lo habremos conseguido del todo pero sí podemos ya perder algún kilo que nos sobra, tonificar músculos y sentirnos mucho más ágiles y llenos de energía.

Todo ello, como decíamos, pasa por dos pilares fundamentales: comer adecuadamente al objetivo y movernos más.

freunde

TRUCOS QUE TE AYUDARÁN A PERDER UNOS KILOS

En el afán de adelgazar muchas veces perdemos la paciencia y queremos ver resultados ya, sin embargo, esta desesperación lejos de ayudarnos suele perjudicarnos, pues caemos en manos de estrategias poco sanas y que raramente producen resultados mantenibles y disfrutables a largo plazo.

Entonces, si quieres desprenderte de unos kilos de más, ante todo conserva la calma e incorpora poco a poco cambios que te ayudarán a mejorar la calidad de la dieta y moverte más en beneficio de un peso y vida más saludable.

Para facilitar el proceso de adelgazamiento siempre resguardando la salud del organismo, puedes poner en práctica poco a poco los siguientes trucos, fáciles de implementar y con los cuales no sufrirás hambre pero sí lograrás tu objetivo de perder unos kilos de forma saludable:

  • perderpesoNo saltes comidas: el primer paso para perder peso es no acumular hambre y para ello, nuestro cuerpo necesita combustible cada 3 a 4 horas. Por lo tanto, lo principal es no saltar comidas y realizar un mínimo de 4 ingestas diarias, pudiendo fraccionar aun más la dieta contentempiés saludables que acortan el tiempo entre una comida y otra.
  • Desayuna siempre: debemos desayunar más y cenar menos si queremos perder peso, pues esta primer comida corta el ayuno nocturno y pone en acción nuestro metabolismo para que comience a quemar calorías con su actividad. Si no desayunamos, tenemos más riesgo de ahorrar calorías ante cada ingesta y además, podemos descontrolar nuestro consumo cuando llegue por fin el alimento al cuerpo.
  • Suma agua y resta refrescos: las bebidas son grandes olvidados cuando intentamos perder peso, sin embargo, podemos sumar muchas calorías si bebemos refrescos u otras bebidas azucaradas. Para perder peso beber más líquidos es de gran ayuda, pero debemos escoger bebidas sin azúcar agregada o preferentemente agua para hidratarnos.
  • Más frutas y verduras: estamos en una época ideal para incrementar el consumo de este tipo de alimentos, por lo tanto, debemos aprovechar e incrementar su consumo. Son alimentos muy nutritivos, con fibra que sacia y además, con pocas calorías en mucho volumen, por lo tanto, una buena estrategia para restar calorías y facilitar la pérdida de peso es sumar frutas y verduras a la dieta.
  • Cuida las fuentes de hidratos: las pastas, pan, cereales, harinas y derivados, son fuente de hidratos de carbono, la principal fuente de energía de la dieta al igual que los azúcares, por ello, sicomiendo controlamos su ingesta podemos restar calorías y utilizar grasas del cuerpo como combustible del mismo. Debemos para perder peso, evitar los alimentos con azúcares como son las chuherías, dulces y demás y escoger pastas y cereales integrales así como legumbres, que contienen más fibra, más nutrientes y son más llenadores.
  • Escoge alimentos bajos en grasas: elegir para nuestros platos lácteos desnatados, carnes magras y galletas o panificados con menos grasa es también una ayuda si queremos perder peso mejorando la calidad de la dieta.
  • Recupera la comida casera: reducir la frecuencia con que consumimos alimentos pasteurizados o congelados e incrementar la ingesta de platos elaborados de forma tradicional, como productos Lunch&Dinner o platos caseros hechos por nosotros mismos , nos permitirá ahorrar grasas, sal, azúcar y por supuesto, calorías de la dieta. Además,cuánto más comida rápida comemos más queremos y una buena forma de reducir su deseo es justamente reducir su presencia en la dieta.
  • Cuida los métodos de cocción: evitar las frituras, consumir más alimentos frescos, cocinar las carnes al horno o grilladas con poco agregado de materia grasa, son buenas opciones para no sumar calorías al momento de cocinar y así, favorecer la pérdida de peso.
  • Evita el picoteo: come siempre sentado, no piques aunque sean productos sanos e intenta tener conciencia de todo aquello que consumes, de manera tal que no sumes calorías, grasas o azúcares sin darte cuenta y sin saciar tu apetito.

ABANDONA EL SEDENTARISMO SIN MORIR EN EL INTENTO

Por supuesto, estos trucos te ayudarán a perder unos kilos, pero tu puedes potenciar los resultados incorporando además toda la actividad física que puedas. De momento ya has dado un buen paso: desear el cambio que te lleve a cuidar tu cuerpo y sentirte bien. A partir de ahora ya sólo queda avanzar sin prisa pero sin pausa. Piensa que vas a empezar una carrera de fondo en la que con cada año que pase estarás más en forma, todo lo contrario que te esperaba con una vida sedentaria en la que el cuerpo cada vez está más gastado y estropeado. No importa la edad que tengas, nuca es tarde para empezar sobre todo teniendo en cuenta que no sólo te verás mejor, si no que reducirás considerablemente el riesgo de dufrir diabetes, hipertensión arterial, colesterol alto y accidentes cardiovasculares.

sofacansado

¡UN CAMBIO DE ACTITUD!

Cuando te acostumbras a una vida sedentaria (lo sé de buena mano porque hace unos cuantos años yo también la llevaba) cualquier momento que se pasa de pie o haciendo algo supone un agobio, no ves la hora de poder volver a sentarte otra vez. El cuerpo está eternamente cansado de no hacer nada y cualquier movimiento supone una molestia.

¿Cómo se arregla esta actitud exasperantemente pasiva? ¡Moviéndote! No se trata sólo de hacer ejercicio si no de empezar a cambiar tu estilo de vida al completo, activando tu metabolismo y aprovechando cada instante para disfrutar de tu cuerpo en marcha.

¿Coges el coche hasta para ir a una cafetería que está a tres manzanas de tu casa? Ha llegado el momento de que lo dejes aparcado durante un tiempo. Olvida también el metro y el autobús y siempre que las distancias te lo permitan intenta ir andando a todas partes, si no el recorrido completo al menos una parte.

Empieza a subir y bajar escaleras, en casa, en la oficina y en cualquier lugar. A partir de ahora hazte la idea de que los ascensores han dejado de existir o si lo prefieres que son tu peor enemigo ¡No les dejes vencer!

playa

Si vas a pasarte un buen rato hablando por teléfono mejor ponte de pie y camina mientras, cuando estés en un bar cede tu asiento a otros y si pasas muchas horas sentado en el trabajo levántate de vez en cuando para estirar las piernas y moverte un poco. Aprovecha también cuando saques a pasear al perro para llevarlo al parque, la playa o algún espacio libre que tengáis cerca donde puedas jugar y correr con él, mientras le lanzas la pelota.

¿Tienes niños? (los sobrinos también valen) Dedica un tiempo a la semana, aunque sea corto para jugar al baloncesto, al fútbol, a pillar… no sólo estarán encantados y te pondrás en forma si no quetambién les estarás educando para que de adultos lleven una vida más sana.

Hay muchos momentos del día en los que puedes decidir entre quedarte en el sofá o caminar, dar una vuelta en bici, bailar, limpiar el coche a mano… Lo principal es que empieces a dejar de ver estar activo como una pesadez y lo identifiques como lo que es, un privilegio que podrás aprovechar cada vez más porque tienes una salud y un cuerpo que te lo permiten.

YA ESTOY DECIDIDO/A. ¿POR DÓNDE EMPIEZO?

Es recomendable que leas y te informes sobre las diferentes técnicas, rutinas etc. para que puedas elegir qué deporte quieres practicar en función de tus gustos y objetivos.

Si necesitas perder bastante peso y partes totalmente de cero puedes empezar por caminatas a paso ligero de unos 30/45 minutos, unas tres veces a la semana. Pasados los primeros 20 días si estás cómodo ya puedes comenzar a practicar algún deporte aeróbico como correr, spinning, elíptica o incluso aeróbic.

Recuerda siempre, sin prisa pero sin pausa. No se trata de agotarse hasta no poder más para recuperar el tiempo perdido, si no de ir acostumbrando nuestro cuerpo y avanzar progresivamente.

Si lo que quieres es ganar masa muscular, entonces puedes iniciarte con un circuito de tonificación en el gimnasio de los que duran unos 15 minutos y a partir de ahí ir cogiendo con el tiempo más peso o añadiendo otras rutinas.

Lo ideal, en la medida de tus necesidades, es que combines ejercicio aeróbico y tonificación, ya que juntos te ayudarán a perder peso evitando la flacidez muscular.

¡Anímate y empieza una nueva vida! Siempre, con Lunch&Dinner.