¡BUENAS A TOD@S! Hemos tardado un poco, pero tras un comienzo inestable del otoño, volvemos de nuevo para seguir dando consejos alimenticios, hablar de los nuevos productos Lunch&Dinner, generar una dieta saludable y, en sumadas cuentas, acercaros un poquito más nuestra filosofía L&D: comida sana y equilibrada = vida sana, completa y más feliz.

freunde

Atentos, porque como cada año, llega el momento de hacer ajustes en la carta de Lunch&Dinner y no son pocos de cara al frío que se avecina. Sacamos platos veraniegos e introducimos la cuchara, que tanto gusta y hace falta. Recuerda que en estas épocas del año, próximas al frío, cada día vamos consumiendo más calorías, hidratos, grasas y vitaminas que tenemos que reponer. Y reponerlas, sinceramente, siempre es más gustoso que eliminarlas, por lo que podemos disfrutar mejor de la comida y de todo lo que Lunch&Dinner prepara diariamente.

Nuevas carnes como la «ternera Bourguignon con patatas rojas salteadas» que ya puedes encontrar en nuestras tiendas, o la pechuga de pavo asada con verduras si necesitas seguir cuidándote de forma más especial, os van a encantar. ¿No te apetece probar? ¿Una menestra del norte quizás? ¿Quiches? ¿Tartaletas? Todo nuevo, y con más novedades en el horizonte. ¡Es hora de probar novedades!

Pero hoy no vamos a hablar de ellas, aunque lo haremos. Hoy vamos a hablar de cuchara. De cuchara grande y con motivo de la introducción en carta de la fabada asturiana. ¡Mmm! Se nosfabada-asturiana saltan las lágrimas solo de pensarlo.

Y es que «cuchara» es casi símil de «legumbres» en ésta época. Ellas nos ayudan a mantenernos frente al mayor gasto de energía, lo que las hacen perfectas para niños, ancianos y enfermos. Y mejoran tanto la glucemia como la presión arterial.

No nos vamos a engañar, las legumbres tienen mala imagen entre los más jóvenes de la casa, que las consideran un alimento de otro tiempo. Y sin embargo son una parte fundamental de la buena dieta, de la dieta mediterránea. De hecho, habría que comer legumbres al menos dos veces por semana. Por eso es muy importante educar en este producto desde pequeños, educar en una dieta verdaderamente saludable.

Inmaculada Gil, médico de Medicina Familiar y Comunitaria, reconoce en una entrevista para el diario 20 minutos que la proteína vegetal de las legumbres no es tan completa como la de la carne, pero afirma que si la combinamos con cereales “podemos conseguir una proteína de alta calidad, baja en grasas saturadas y con muchos más beneficios para la salud”.

El valor calórico de las legumbres es de 300 kcal por cada 100 gramos, con un gran aporte de vitaminas, minerales y fibra soluble. Y sus beneficios muchos:

  • Previenen la cardiopatía isquémica
  • Ayudan a mantener el peso
  • Mejoran la glucemia
  • Mejoran la presión arterial
  • Ayudan a ir al baño
  • Previenen el cáncer de colon

legumbresSegún los expertos de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), los niños, ancianos y enfermos son las personas que más aporte energético necesitan, motivo por el cual es recomendable que tengan incluidas en su dieta semanal entre dos y cuatro raciones de legumbres.

En la infancia, el cuerpo necesita más energía para cubrir la demanda del crecimiento. A juicio de la profesora asociado de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y endocrinóloga del Doce de Octubre, la doctora María Ángeles Valero Zanuy, las necesidades de energía durante la edad adulta se mantienen “relativamente constantes”, sólo variándose en función del ejercicio físico. Sin embargo, durante la infancia, debido al crecimiento y maduración del organismo, “el cuerpo necesita más energía para cubrir esta demanda, especialmente durante la pubertad”, explica.

En la misma línea se muestra el endocrinólogo del Complejo Asistencial Universitario de León, el doctor Alfonso Vidal, con respecto a los ancianos, ya que para éstos, aumentar el consumo de proteínas, “ayuda a conservar mejor su fuerza”. No obstante, sostiene que, “con frecuencia, su consumo está reducido por diversas causas”. Entre ellas, señala “los cambios en el apetito, los problemas con la masticación, las alteraciones de la memoria, o las situaciones económicas desfavorables”.

En relación a los procesos de enfermedad, ambos expertos coinciden en indicar que los pacientes necesitan un mayor aporte energético “que compense la demanda de la patología”, y es que, el cuerpo humano utiliza las proteínas “como combustible para las defensas del organismo y para fabricar señales que regulan la inflamación”. Así que si estás malo, cuchara y legumbres te harán sentir también mejor.

La fabada asturiana de Lunch&Dinner, además de ser una fabada absolutamente tradicional y cocinada con los mejores productos, te ayudará a seguir una dieta más saludable en ésta época del año. No lo dudes y acércate a cualquiera de nuestras tiendas, ¡y a disfrutar de la entrada del frío!

Hasta el próximo jueves, siempre, con Lunch&Dinner.