¡Vamos alla! Marzo ha llegado fuerte, con buenas temperaturas y ganas de ponernos en forma. Más que menos, es el mes preferido para comenzar la llamada «operación bikini». Y es que ya les vemos las orejas al lobo de la manga corta y las piernas descubiertas, y hay que alcanzar un buen tono.

Lo primero es iniciar una rutina que te ayude a perseverar cada día, con objetivos muy alcanzables al principio para ir creciendo de forma gradual, sin locuras. La mayoría de los que se lanzan «a la aventura» suelen fracasar al cabo de poco tiempo. Pero, ¿cuál es la hora recomendada para salir a correr? ¿Cuándo te puede beneficiar más? ¡Analizamos las diferentes alternativas!

 

mejor-hora-para-correrEn la mañana, cómodo pero arriesgado

Es verdad que, seguramente, sea lo más práctico en el día a día, sobre todo si trabajas y eres capaz de levantare un poquito antes para empezar con energía. Además tu cuerpo se despierta y afrontas la jornada de forma más activa. No obstante, tienes riesgos que has de medir, como una caída por hipoglucemia al estar en ayunas, y también la posibilidad de forzar demasiado tus músculos. Nunca olvides, especialmente en éste turno, hacer un buen calentamiento.

Al mediodía, más incómodo pero seguro

Si tienes la suerte de poder hacer un stop en el trabajo, quitas de un plumazo los problemas anteriores. Pero la verdad es que casi nadie puede, y si además no tienes ducha en tu lugar, es muy complicado que puedas hacer ejercicio. Además deberías comer más rápido de lo habitual para adaptarte a este horario, y comer bien es por supuesto comer despacio. En nuestro país el clima en verano no recomienda comer al mediodía. Las temperaturas son altas y corres el riesgo de sufrir deshidratación.

En la tarde, la mejor hora

shutterstock_180557201-1728x800_c
Tenemos unos ritmos biológicos concretos, y la ciencia ha demostrado que son estas horas en las que nuestro rendimiento es mayor. Nuestro metabolismo está en su punto álgido, con una temperatura corporal más elevada y generando más cantidad de hormonas. Es cierto que pueden surgir muchos impedimentos para correr en las tardes, pues el mundo gira y se mueve en esas horas con mayor intensidad… los recados, las citas, las compras… Pero si lo consigues, estarás haciendo ejercicio en el momento óptimo.

Por la noche, antes de dormir, malo para descansar

Al menos 2 horas antes de irte a dormir no es bueno hacer ninguna actividad física. El motivo es que correr activa tu metabolismo, genera endorfinas, aumenta tu ritmo cardiaco… y en definitiva te activa y despierta, lo que no es muy compatible con el sueño, ¿verdad? Descansar bien es fundamental para el día a día y para tener una vida sana. El sueño, que es reparador, ha de cuidarse. Así que te aconsejamos que no corras por las noches.

De todas formas, tú marcas y dependiendo de tu estilo de vida podrás adaptarte mejor a unos horarios que a otros. Hagas lo que hagas, recuerda que realizar media hora de ejercicio de intensidad media, 5 veces a la semana, es muy bueno para tener una salud de hierro.

Hasta la próxima semana, siempre, con Lunch&Dinner.