Este año hemos entrado en verano a lo espartano, sin medias tintas y con un calor insoportable desde la última semana de Junio. Tiempo de terrazas, de cañas, de helados, de chiringuitos de playa y paellas con amigos… Lo que se traduce en sonrisas y, por supuesto, más Kilocalorías y menos ejercicio físico. Todo esto, parece incompatible con llevar una dieta sana y mantener a raya nuestro peso ¿verdad?

Y como cada verano, los kilos perdidos en la famosa “operación bikini”  vuelven, casi siempre, acompañados de alguno más incluso que a la ida. Y entonces, ¿cómo demonios podemos mantenernos y disfrutar a la vez para no empezar de cero en septiembre?

¡NUESTROS CONSEJOS!

dieta_verano1. Lo primero es organizarse. Habrá días que comas fuera de casa, o que salgas a tomar algo. Intenta disfrutar de esos momentos, pero nunca des un día por perdido. Es decir, si sales a cenar, por ejemplo y has consumido Kilocalorías en exceso, recuerda que tienes aún la comida, el desayuno… para cuidarte.  NO TE SIENTAS CULPABLE POR LOS MOMENTOS DE EXCESO, simplemente continúa el resto del día con tu alimentación sana y equilibrada.Además, siempre que sea posible, intenta ser constante en cuanto a los horarios de las comidas principales.

 2. Cuándo salgas a tomar algo, alterna tus elecciones. Unas veces refrescos bajos en calorías, zumos naturales (sin azúcares añadidos) o agua. Otras, puedes elegir alcohol (una caña, un tinto de verano…) pero es bueno ponerse un límite (por ejemplo, 2 vasos al día, e intentar respetarlo).

helados-730x3703. Los días de playa o la piscina,  lleva comidas ligeras y donde verduras y frutas sean protagonistas. Por ejemplo,  ensaladas con trocitos de pavo o pollo , huevo cocido, gambas, frutas…

4. Refrescarse con helados.. En la medida de lo posible, sustituye los helados de crema, chocolate o nata por polos de hielo de sabores o por granizados de frutas. De todas formas, por «darse un homenaje» de vez en cuando, no pasa nada (por ejemplo una vez a la semana).

5. Para las barbacoas y parillas. En este tipo de eventos, puedes disminuir el consumo de productos grasos y elegir carnes magras, pimientos, gambas, pescados cómo el bonito…

6. Para evitar el picoteo calórico, lleva una fruta contigo. De este modo evitarás caer en el picoteo calórico que suelen poner en bares, restaurantes, quioscos… Cuando te entre el gusanillo, tendrás un picoteo saludable al que acudir. Además, puedes aprovechar el verano para sacar el máximo provecho a las ensaladas, furtas, verduras… 
 
7. Comidas en restaurantes, a la hora de escoger platos, cuándo comas fuera de casa ten en cuenta  las siguientes recomendaciones: 

CÓMO ELEGIR PLATOS FUERA DE CASA

NO ES RECOMENDABLE SE RECOMIENDA
Fritos Carnes o pescados, sencillos a la plancha, horno, vapor o papillote.
Cocidos (fabada, cocido de garbanzos…) Verduras: ensalada, a la plancha, al vapor…
Platos muy elaborados (carnes guisadas con salsas…) Platos sencillos.
Embutidos y carnes grasas (costillas, chuletas, entrecots) Carnes poco grasas: pollo, pavo, conejo…
Postres dulces (caseros o industriales) Fruta o yogur natural como postres

Intenta alternar entre pescado y carne (preferiblemente más pescado que carne) acompañadas de verduras o ensaladas sencillas.

Siguiendo estos sencillos consejos, podrás disfrutar del verano, sin renunciar a tú salud y manteniendo tu peso bajo control.

Siempre, con Lunch&Dinner.