Año nuevo, ¡vida nueva! Dentro de un mes cambiamos a 2016 y hay que volver a tomar impulso y objetivos. Cada enero tenemos la oportunidad de cambiar, mejorar o alcanzar objetivos que en el pasado quedaron tan solo en deseos. Por eso hoy queremos echarte una mano con un estudio realizado por la SEMFYC (Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria).

Perder peso, dejar de fumar y hacer ejercicio regularmente son tres de los propósitos más populares para el nuevo año que acaba de empezar. Otros propósitos como llevarse bien con la suegra, ser más amables o viajar más también son muy populares, hay de todo… El caso es que hasta casi el 50 % de la población ve el año nuevo como una oportunidad para cambiar su estilo de vida y, según los estudios publicados, parece que estos propósitos de comienzo de nuevo año son exitosos en un porcentaje alto.

e55f812091494d84931da4a84d761d93En general, los intentos de cambio de conducta en salud tiene un porcentaje alto de éxito a las 2 semanas, pero a los 6 meses es difícil que se mantengan los cambios en personas que no tienen claramente decidido implicarse en cambiar. Sin embargo, en aquellos que tienen decidido hacer el cambio con el nuevo año los porcentajes de éxito a los 6 meses llegan casi hasta la mitad. Los últimos dias del año son un buen período para pararse a pensar, y reflexionar sobre nosotros. Tiempo para analizar nuestras fortalezas y nuestras debilidades, clarificar nuestras prioridades, hacer un balance entre el optimismo y la realidad, y también tiempo para ser flexibles.

Todos pensamos que para tener éxito en el cambio se necesita estar motivado, tener fuerza de voluntad y tener control sobre uno mismo. Pero en realidad es mejor pensar en pequeñas metas y cambios que nos motiven y faciliten el cambio de forma progresiva. Monitorizar nosotros mismos lo que vayamos consiguiendo. Somos animales de costumbres y repetimos mucho nuestra conducta por lo que es aconsejable integrar los cambios en nuestra vida diaria, evitando tentaciones de conductas no saludables. Más que preparar una agenda con los cambios, sería mejor tener a mano todas aquellas herramientas para el cambio que nos puedan ser útiles, como cuando llamas a un fontanero para que te arregle una avería en las cañerías de tu casa y se presenta con todo lo necesario para arreglarla.

Past_future

Enero, el primer mes del año, toma su nombre del dios Jano representado con dos caras, el espíritu de las puertas y del principio y el final. Es el dios de los comienzos y las transiciones, con una cara mirando al pasado y otra cara mirando al futuro. Es fundamental, si no lo has hecho ya, marcarte durante éste mes los objetivos, pautas y «check points» que debes ir consiguiendo, antes de que acabe el mes. Se ha demostrado que una vez pasado el mismo, la rutina y el desánimo por no haber empezado lastran el resto del año.

 Además, hay una serie de consejos recomendables para aquellos que han decidido cambiar su estilo de vida con el nuevo año:

– Empezar con pequeños cambios, marcándose objetivos que podamos cumplir. Mejor en pensar en ir al gimnasio tres veces a la semana que pensar que tenemos que ir todos los días.

– Cambiar un estilo de vida cada vez, sin agobiarnos ni sobresaturarnos. Cambiar un estilo de vida requiere tiempo.

– Hablar del cambio con amigos y familiares, compartiendo experiencias. Si te unes a un grupo con los mismos intereses (un grupo para hacer caminatas saludables por ejemplo), y compartes los esfuerzos y éxitos, va a ser mas fácil alcanzar tus objetivos.

– No nos auto castiguemos si no conseguimos lo que queremos, la perfección es inalcanzable. Tener pequeños tropiezos en nuestros objetivos es normal y no debe llevarnos a abandonar.

– Busca ayuda si la necesitas, en tu entorno o en un profesional.

Todas estas ideas están incluidas en el vídeo del profesor Mike Evans: New Year’s Resolutions

A ir pensando ya en el 2016, siempre, con Lunch&Dinner.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *