¡Bienvenido Diciembre! Y con él la Navidad. Qué buena época para reencontrarse con la familia y los buenos amigos, disfrutar de largas conversaciones, celebraciones y abrazos. Y de comidas y cenas por supuesto…

cena-de-navidad-300x236Si hay algo que nos preocupa cuando se acercan las fechas navideñas es pasarnos con las calorías: cenas de empresa, comidas en familia, turrones y dulces típicos… y a poco que nos descuidemos ¡zas! La báscula nos dará algún susto en Año Nuevo. Para que luego no tengas que estar meses de dieta empalmando con la «operación bikini», hoy queremos darte unos cuantos consejos de «control» en estos días, ¡y así poder disfrutarlos sin engordar demasiado!:

 

  • No te hagas líos, los días especiales en Navidad son cinco (y no más): cena de Nochebuena y Nochevieja, comida de Navidad y Año Nuevo, y roscón del día de Reyes. No te excuses en que «es Navidad» para empezar a comer turrón desde octubre. Limita tus comidas trampa (incluidos turrones y mazapanes) a esas fechas. Fuera de estas fechas, sigue con tu alimentación normal.

 

  • Al hilo del punto anterior, los días importantes colabora en la cocina con recetas sanas y saludables. Ofreceos para cocinar un plato sano para toda la familia: quedaréis bien, comeréis sano y vuestros comensales acabarán encantados.

 

  • iStock_000018390138Small-600x450Ojo con las porciones: si en vuestra casa la cena o comida es tipo buffet (los alimentos al centro, y cada uno va cogiendo), es buena idea poner lo que vayas a comer en tu plato y limitarte a eso: de esta forma, evitarás comer de más o de menos. Intenta que todos los grupos de macronutrientes estén presentes en tu plato: elige alimentos variados y saludables.

 

  • Deja de comer cuando sientas que ya no te apetece más. Nuestras madres y abuelas aprovechan los días de fiesta para «atacar» con su «¿ya no comes más? Toma otro trozo, que estás muy delgado». Ante esto, tranquilidad y buena educación: un sencillo «no, gracias, estoy bien» suele funcionar. No te sientas obligado a comer más (o peor) de lo que deberías por la presión de la familia: cuando sientas que estás satisfecho, para.

 

  • Evita el alcohol en la medida de lo posible: una copa de vino para acompañar la cena no está mal ni supondrá un problema. El quid de la cuestión es «una copa»: no una cerveza mientras esperas a que llegue la cena, tres copas de vino para acompañar el cordero, dos de cava para brindar y unos cuantos copazos en la fiesta. Si ya vamos hasta arriba de calorías con la cena o comida, las calorías vacías del alcohol no nos harán ningún bien.

 

  • Bebe agua y mantente correctamente hidratado: no debemos descuidar nuestra ingesta de agua los días de fiesta. Además, nos ayudará a distinguir entre el «falso hambre» que a veces se debe a que estamos deshidratados, y la sed. Bebe durante las comidas y entre ellas, como harías en un día normal.

 

  • Lo más importante: disfruta de estos días, de la comida y de la compañía. Que saltarte la dieta no sea el causante de un mal ambiente o de que estés mohíno durante las celebraciones. Disfruta de los alimentos y aprovecha para pasar tiempo con familia y amigos.
Hasta la siguiente, siempre, con Lunch&Dinner.