En España somos de tradiciones y para estas fechas, ¡imposible más tradicional que los turrones y las cenas de Navidad! Hay varios tipos de cena: las de empresa, las de los amigos de diferentes grupos y las cenas de empresa. Y no todas tienen que ser tradicionales para ser recordadas. Para que una cena sea realmente memorable lo que hace falta es organizarla con la diversión en el centro de todo.  Así que si te toca organizar la cena queremos proponerte varias alternativas que te ayudarán a hacer que la gente pase un buen rato rompiendo además un poco con lo de siempre, buscando novedades que hagan la diferencia.

Fondo_Cena_NavidadUna de las opciones es la cena temática, cada vez más extendida. No tienes que buscar un sitio con temática navideña, los restaurantes temáticos los hay de todos tipos: de los años 80, de terror, magia y misterio… Normalmente tienen un menú acorde a la temática, una decoración espectacular y lo más divertido de todo; un personal que interactúa con los comensales haciendo de la cena una diversión.

Después están las cenas espectáculo, de las que hay muchísimas opciones. Lugares que ofrecen espectáculos en vivo: monólogos, risoterapia, comediantes, música en vivo e incluso los hay con temáticas más sexys. Es común que ofrezcan un menú cerrado y variado que termina complaciendo más o menos a los comensales, pero lo mejor son los espectáculos que ayudan a enlazar momentos para el recuerdo.

 

Si se trata de sorprender a tus amigos o familia, qué más innovador que citar a cenar en un restaurante que no existe. La cena de incógnito es una opción cada vez más en boga. En toda gran ciudad están aflorando restaurantes clandestinos, es decir, que se encuentran escondidos del público. Los hay aquellos que se esconden debajo de una tintorería y otros que cada noche cambian de lugar, ¿sorprendente verdad?

 

Para variar un poco la tradición también puedes optar por organizar algo diferente a una cena. Las catas son una buena opción, son divertidas y hacen interactuar a todos los participantes. Las catas no solo son de quesos y vinos, también pueden ser de cerveza, whiskys, Gin Tonics… Y si ninguna de estas opciones te convence, siempre puedes organizar tu propia cena. Busca un servicio de catering que se adecúe al gusto de todos y prepara unas dinámicas de diversión para los invitados que les haga participar y reírse. Será una noche inolvidable.

Hasta la semana que viene, con Lunch&Dinner.