Puede que hayas empezado a escuchar algo sobre la «dieta paleolítica», una nueva tendencia alimenticia que se está extendiendo por el globo con argumentos realmente sencillos y beneficiosos. Pero si no tienes idea de la también llamada «dieta paleo», hoy queremos contarte qué es y por qué debe interesarte. Nosotros, en Lunch&Dinner, ya estamos incorporando productos paleo en snacks diseñados específicamente para esta forma de alimentarse; concretamente 5: Paleo Crunch Coconut, apple/cinnamon, strawberry, pecan y cacao.

piramide-alimentar-tradicional-paleoliticaPero, ¿en qué se basa? ¿De dónde viene? La dieta de la mayoría de personas actual en el mundo desarrollado es verdaderamente alta en carbohidratos. El cuerpo humano obtiene su recurso más rápido de energía en el azúcar (carbohidratos), usado para esfuerzos fuertes explosivos o sostenidos en el tiempo, y el más lento en la grasa, para actividades menos exigentes como caminar o trotar. El problema es que el cuerpo sólo puede almacenar una pequeña cantidad de carbohidratos. Para que te hagas una idea, cuando te levantas por la mañana y te tomas un café con una magdalena o galletas, ya has llenado tus reservas de azúcar y el resto que consumas durante el día se almacenarán para usar en el futuro. ¿Algo mal estamos haciendo verdad?

Nuestros ancestros (de ahí el nombre de «dieta paleolítica, por el periodo histórico) sólo comían plantas y animales (en muchísimas formas diferentes) para obtener todos  los nutrientes que necesitaban. Además comían mucho más esporádicamente, debido a que no tenían un aprovisionamiento constante de alimentos como tenemos hoy en día, por eso el ser humano se adaptó a almacenar energía como grasa para usarla como energía en tiempos de escasez. De esta forma actualmente la mayoría de personas al comer diariamente excesivas cantidades de carbohidratos almacena mucho más grasa de la que gasta, por lo que llevando una dieta adecuada puedes cambiar esto y que este sistema juegue a tu favor, manteniendo un nivel óptimo de grasa corporal y estabilizando tu apetito y niveles de energía.

Podemos resumir muy bien la argumentación de la dieta en los siguientes puntos básicos:

  • Los seres humanos hemos vivido como cazadores-recolectores durante casi 2 millones de años.
  • Hemos vivido como agricultores durante 10.000 años.
  • Nuestro ADN está programado para una vida de cazador-recolector.
  • Por lo tanto, nuestra dieta debe sentar su base en esa manera de alimentación que es natural a nosotros.

paleo-benefits-espanolLa dieta Paleolitica es la manera más saludable de comer, porque es el UNICO enfoque nutricional que funciona con tu genética para ayudarte a mantenerte delgado, fuerte y lleno de energía. La investigación en biología, bioquímica, oftalmología, dermatología y muchas otras disciplinas indican que es nuestra dieta moderna, llena de alimentos refinados, grasas transfat y de azúcar,  la raíz de enfermedades degenerativas como la obesidad, el cáncer, la diabetes, las enfermedades del corazón, la enfermedad de Parkinson , el Alzheimer, la depresión y la infertilidad. – Robb Wolf.

QUÉ COMER

La base de tu dieta deben ser las verduras. En segundo lugar está la carne, el pescado y los huevos. Y por último la fruta, los frutos secos, semillas, aceites (de oliva o de coco), especias y hierbas.

Es así de simple. Si quieres simplificarlo todavía más se podría decir que debes comer plantas (verduras, frutas, frutos secos, semillas, hierbas y especias) yproductos animales (carne, pescado y huevos).

Mientras que las verduras, frutas, hierbas y especias no aportan muchas calorías, deberían ser la principal fuente de la que obtienes carbohidratos (los pocos que vas a consumir) y micronutrientes (vitaminas, minerales, etc.).

Los frutos secos, semillas y productos animales son calóricamente densos, estimulan una producción de insulina mínima y son una fuente perfecta de proteínas y grasas saludables.

proteinas-animalesPuede que te cueste un poco centrar tu dieta alrededor de las verduras, ya que estamos tan acostumbrados a comer cosas procesadas, empaquetadas y altas en carbohidratos. No sigas el ejemplo de los restaurantes que sirven unas pequeñas cantidades de verduras como decoración y sírvete grandes porciones de las mismas que llenen tu plato. Disfruta de las verduras crudas, guisadas, hervidas o al horno. Hazte deliciosas cremas de verduras, compra algunas que nunca hayas probado e infórmate de las mejores recetas.

En la era paleolítica, la mayoría de las calorías de la dieta humana provenía de comer todo tipo de animales, incluyendo insectos, anfibios, pájaros, sus huevos, pescado y marisco, pequeños mamíferos y en ocasiones algunos mayores. Aquellos humanos que vivían cerca del ecuador comían más plantas y menos animales, mientras que los que vivían en latitudes más frías tenían menos plantas a su disposición por lo que consumían más carne.

Estas comidas les proporcionaban cantidades considerables de proteína y todo tipo de ácidos grasos y vitaminas. Se estima que en épocas de abundancia comían entre 300 y 400 gramos de proteínas y hasta 200 o más gramos de grasa en un día y aún así mantenían un físico delgado y esbelto. Por supuesto también consumían muy pocos carbohidratos por lo que mantenían niveles bajos de insulina y eran excelentes usando la grasa como fuente de energía.

QUÉ NO COMER

Hoy en día el número de agentes tóxicos en nuestra dieta es peor que nunca. Por tóxicos quiero decir productos manufacturados que son extraños a nuestros genes y que alteran el funcionamiento normal y saludable del cuerpo humano.

Los peores de todos son obvios: refrescos, azúcares, grasas químicamente alteradas y comidas altamente procesadas. 

Sin embargo otras comidas son generalmente aceptadas como saludables o energéticas aun siendo igualmente «veneno» en nuestra dieta: granos procesados (cereales, trigo,harina y sus derivados, pan, pasta, maíz etc.).

Has leído bien, estos productos son generalmente inapropiados para el consumo humano ya que nuestro sistema digestivo y nuestros genes no han tenido tiempo para adaptarse a la estructura proteínica de los granos y la carga excesiva de carbohidratos de todas las formas de granos cultivados, incluidos los integrales.

Aunque no sean precisamente lo que comían nuestros ancestros, un consumo moderado de los siguientes alimentos puede añadir un beneficio nutricional a tu dieta sin consecuencias negativas, siempre que no se les dé mucho protagonismo. Si tu objetivo es una reducción a niveles ambiciosos de grasa corporal (menos del 10%) deberías también eliminar estos alimentos.

En este caso hablamos de: café, productos lácteos, alcohol, chocolate y arroz(evitar otro que no sea el arroz blanco).

En esta categoría también entrarían las legumbres, que son ricas en minerales como potasio y magnesio, pero son bajas en proteínas en comparación con la carne y bastante altas en carbohidratos.

Si te ha gustado éste primer acercamiento a la dieta paleolítica, no dudes en acercarte a nuestras tiendas y probar nuestros nuevos snacks paleo, complementos diseñados para ésta forma de alimentarse.

Hasta la próxima, siempre, con Lunch&Dinner.