El 15 de mayo se celebra el día de San Isidro Labrador en Madrid (entre otras ciudades), y los festejos en honor al patrón de la ciudad es el momento perfecto para deleitarnos con los platos más castizos de la capital. Tanto si vivís aquí como si venís a pasar unos días de turismo, no podéis dejar de probar algunas, o por qué no todas, de las famosas propuestas culinarias; de cuchara, tapas, pinchos, dulces y vinos para el postre.

cocido en San Isidro

Cocido en San Isidro

COCIDO MADRILEÑO. La cuchara preferida de la capital. Suele llevar gallina, tocino, carne, huevo, miga de pan y verduras como las acelgas, la col y los cardos. Existen restaurantes que tienen mucha fama por su receta tradicionales. Si quieres una comida contundente, no lo dudes.

PAELLA. Sí, es verdad, típico de Valencia.  Pero su adopción es tal en Madrid que en ocasiones como en San Isidro no faltan degustaciones en los puntos clave del programa de actividades de la ciudad, como es el parque de San Isidro o en la zona de las Vistillas.

PINCHOS DE TORTILLA. Tan sencillo como popular. El domingo no puede faltar el pincho de tortilla con un trozo de pan castizo que hace las delicias de cualquier paladar. 

Huevos rotos con jamón

Huevos rotos con jamón

HUEVOS ROTOS CON JAMÓN. Los más conocidos son los de Lucio. En la pradera, al lado del Manzanares, en las barras que se instalan en este espacio, también podemos encontrar unos buenos huevos rotos.

¡Prepárate para disfrutarlos con una cañita bien fresca!

ENTRESIJOS Y GALLINEJAS. Un plato «de toda la vida» de la casquería madrileña. Productos extraídos del cordero y la gallina, fritos en su propia grasa y bien calentitos directos al plato, o en cucuruchos de papel como se hacía a mediados del siglo XX. También los puedes tomar en bocadillo.

BOCATAS DE CALAMARES. Pasear por la Plaza Mayor y no comer un bocata de calamares es como no haber pasado por ella. Es la tradición por excelencia de la capital.

BARQUILLOS.  No existe una imagen más típica que la de los barquilleros vestidos de chulapos que venden estos dulces recorriendo  puntos clave de la verbena.  Se recomienda tomarlas con un buen vino dulce.

Rosquillas de San Isidro

Rosquillas de San Isidro

ROSQUILLAS DE SAN ISIDRO. Suelen llamarlas ‘las del Santo’. Cuatro tipos: las tontas, las listas, las francesas y las de San Clara, aunque las más conocidas son las dos primeras. Las tontas no tienen azúcar ni agujero y las listas están recubiertas de azúcar y tienen un agujero en el centro. 

VINO DULCE. El chato de siempre, pequeños vasitos que acompañen cualquier plato típico o aperitivo para brindar en familiar. ¡Perfecto para las rosquillas o los barquillos!

Esperemos que disfrutes de las fiestas de San Isidro con estas recomendaciones. Hasta la próxima semana, siempre, con Lunch&Dinner.