Seamos francos… a muchos de nosotros la operación bikini se nos fue de las manos hace bastante tiempo y el verano nos ha acabado sorprendiendo. Durante meses puede que hayamos comido en exceso y hasta alimentos de baja calidad, aumentando el contenido de toxinas que, junto al grado de estrés, nos ocasiona retenciones de líquidos y una saturación importante en el hígado.

CURA DETOXAl menos cada 2 meses deberíamos desintoxicarnos, pero en ésta época del año con más motivo ya que el calor nos puede hacer sufrir y debemos estar al 100%. Además, para adelgazar, tonificar o simplemente tener nuestra mejor versión en la playa y que los esfuerzos alimenticios se noten, es de vital importancia limpiarnos por dentro. Así nuestro organismo funcionará bien, procesará correctamente las grasas, tendremos más energía y todo nos sentará mejor. Y lo más importante, cuidar nuestro hígado que tantas múltiples funciones  desempeña en nuestro metabolismo.

¿Cómo podemos saber si el hígado se encuentra saturado? Algunos síntomas:

  • Hinchazón abdominal y malas digestiones; sobre todo de las grasas.
  • Náuseas.
  • Astenia o cansancio.
  • Dolor en los laterales del abdomen con suspiros frecuentes.
  • Trastornos del ciclo menstrual.
  • Sensibilidad y alergias a productos químicos.

Si tienes algunos de éstos síntomas, es hora de cambiar rutinas alimenticias. 

La idea es hacer que nuestro hígado trabaje menos; para ello, además de llevar una buena alimentación, debemos realizar ejercicio y descargar la vesícula biliar -encargada de liberar la bilis y estimular el peristaltismo o movimiento intestinal-, evitar fermentaciones anormales, eliminar el exceso de colesterol y, lo que es muy importante, ayudar a la eliminación de tóxicos que se acumulan en nuestro cuerpo.

Recomendaciones nutricionales:

  • Llevar una dieta más alcalina en donde las verduras y frutas predominen. En concreto, no deben faltar las verduras de hoja verde, alcachofas, rúcula, endibia, escarola y apio. Los alimentos germinados pueden ser buena opción.
  • Tomar 1 ó 2 veces al día una taza de caldo depurativo de verduras con algas.
  • La manzana es una fruta que nos ayuda a limpiar la vesícula gracias a un compuesto llamado ácido málico. Importante comerla si puede ser ecológica y con piel.
  • ejercicios de troncoTomar en ayuno un vaso de agua con zumo de medio limón.
  • Evitar el tabaco, café, alcohol, picantes muy fuertes, carnes, alimentos con grasas de mala calidad, bollería, fritos, azúcar, drogas, comer más de lo que necesitas y medicarse en exceso.
  • Realizar ejercicio diariamente, eligiendo aquellos ejercicios donde predomine la torsión del tronco como, por ejemplo, yoga o pilates.

Hasta la próxima semana, siempre, con Lunch&Dinner.