Hoy vamos a hablar de un tema poco tratado generalmente, pero que a todos nos afecta en diferentes épocas del año: la ansiedad por comer; esas ganas irresistibles de engullir cualquier cosa. Hay varias razones, desde una dieta desequilibrada hasta motivos sentimentales en malas épocas en las que intentamos “rellenar” un vacío interior llenándonos físicamente el cuerpo.

Pero claro, en esas etapas, al no controlar bien lo que tomamos y además lo hacemos con ansiedad nos sentimos mal y débiles, con poca fuerza de voluntad y nos genera incluso culpabilidad. Vamos a darte algunas claves para controlarlas…

Ansiedad por comer, ¿qué es?

Cuando nuestro cuerpo nota que algo no va bien en nuestra dieta o energía, nos manda señales diversas formas para que actuemos y re-establezcamos el equilibrio. Si no hacemos caso a estas señales, se exteriorizarán de forma más evidente y un ejemplo de ello es la ansiedad por algunos alimentos.

7-trucos-para-controlar-la-ansiedad-por-la-comida-650x461Esta ansiedad por comer nos indica cosas diferentes, algunas, naturales,  como hambre o sed, pero algunas  más escondidas. Si seguimos una dieta desequilibrada, sin algunos de los nutrientes más necesarios que necesitamos, es probable que deseemos alimentos que compensen la falta de vitaminas y minerales. Pero también puede ser señal de alguna penuria emocional, y con la comida llenamos esa falta de aceptación, placer, apoyo o amor.

También podemos comer por falta de control, porque no ponemos límites a ciertos aspectos de la vida.

Si el cuerpo nos pide agua, fruta, verdura, cereales integrales o legumbres, está pidiendo alimento y apoyo. Pero si tiene necesidad de comer dulces, salados y grasas, la respuesta habrá que buscarla en otros motivos.

Cuando sintamos ansiedad por comer, en lugar de culparnos, podemos intentar analizarnos e intentar entender que hay detrás de esa actitud. Tener hambre es algo normal y forma parte de nuestra esencia. Pero el hambre provocada por la ansiedad, si no sabemos controlarla, nos puede llegar a enfermar.

A esta hambre se la llama  “hambre emocional” porque aparece en situaciones de estrés, preocupación, también por aburrimiento, o porque necesitan premiarse, para celebrar un éxito que nos desborda u otros, son muchas las causas emocionales posibles. Estos factores pueden hacer que comamos más entre horas y sin control. Y aunque tengamos el estómago lleno sin necesidad de comer, comemos sin tener hambre, pero sí esa necesidad  emocional de tener que comer algo.

Cómo controlar la Ansiedad por Comer

Tenemos que ser conscientes de que nuestras privaciones, insatisfacciones o problemas no los vamos a solucionar comiendo, sino buscando el porqué actuamos así frente a estos sentimientos.

10-alimentos-que-te-ayudan-a-controlar-la-ansiedad-por-comer-factor-quema-grasa-300x199El problema que acompaña esta ansiedad es que comemos alimentos con muchas calorías y que son poco sanos. Esto podemos evitarlo si aprendemos a controlarnos y a reconocer esas situaciones de estrés y nerviosismo y empleamos los dispositivos adecuados para calmar esa necesidad psicológica. Y si no podemos aguantarnos, mejor llenar la nevera de verduras y hortalizas que nos sacien y no nos hagan mal. En este momento, cuando nos invade la ansiedad, podemos respirar profundamente y buscar  en nuestro interior qué nos hace falta, qué queremos compensar comiendo de esa manera.

Cuando sentimos este tipo de ansiedad, es importante tener la mente ocupada, hacer algo  que nos entretenga y distraiga. Así cuando empezamos a notarnos intranquilos por este hecho, podemos relajarnos, respirar profundamente o según el momento leer. La lectura nos puede ayudar para combatir la ansiedad.

Beber agua hace que nos sintamos saturados, hay personas están deshidratadas sin saberlo, y esta sensación puede confundirse con hambre.

Nuestras células necesitan glucosa para alimentarse, está se obtiene de los carbohidratos, por lo que tenemos que tomarlos cada día a través de la comida.

  • Una clase de carbohidratos, llamados simples, son: el azúcar, los zumos de frutas, la miel, la harina blanca refinada, y los cereales refinados.
  • Otro tipo de carbohidratos, los complejos, necesitan más tiempo en digerirse, son los cereales integrales y verduras y frutas enteras y legumbres, estos alimentos contienen mucha fibra, y nos ayudan a sentiros llenos durante más tiempo.

Una buena elección de carbohidratos hará que mantengamos constantes los niveles de glucosa y no tengamos hambre entre comidas.

sintc3adtuloLo mejor es hacer un desayuno y comida equilibrados y sanos para que no necesitemos nada para comer entre horas. Tampoco debemos prohibirnos todos lo que deseemos, porque todo lo prohibido, lo queremos másAumentemos el consumo de fibra comiendo verduras verdes crudas, frutas con cáscara, cereales integrales y legumbres, estos alimentos al combinarlos con el agua se hinchan en el estómago ayudándonos a sentirnos hartos durante más tiempo. La fibra también nos ayuda a evitar el estreñimiento y demora la absorción de azúcares en la sangre, lo que es muy bueno.

También es fundamental mantener un nivel adecuado de vitaminas y minerales para que su carencia no nos desequilibre y haga enfermarnos.

Cuando esta ansiedad es exagerada, podemos utilizar supresores naturales del apetito, tomar unas almendras crudas, beber café “con moderación” y según la persona, unas ciruelas deshidratadas, una taza de té verde, un vaso de agua, etc.

Y sobre todo, es un asunto de fuerza de voluntad. Ésta es la mejor arma de la que disponemos, úsala.

Hasta la semana que viene, siempre con Lunch&Dinner.